MALA OCLUSIÓN EN COBAYOS PDF Imprimir Correo electrónico

Los cobayos o cuyes tienen dientes que crecen todo el tiempo. A diferencia de los conejos, que solo tienen los dientes incisivos con esta característica, los cobayos poseen todos los dientes de crecimiento continuo o de raíz abierta. Esto significa que los dientes se deben gastar permanentemente para que no crezcan demasiado.

Por esta característica, los cobayos están expuestos a un sobrecrecimiento de cualquiera de sus dientes. Las causas de este sobrecrecimiento o maloclusión son variadas y pueden ser genéticas, nutricionales, infecciosas o traumáticas, siendo las dos primeras las más comunes.

Las causas genéticas son comunes, y en general tiene por consecuencia una mala posición de los dientes, causando que no estén bien alineados con los del lado opuesto y que no se frene su crecimiento. También existe un componente alimentario, ya que si la dieta del cobayo es demasiado blanda, no le permitirá gastar sus dientes normalmente. Además, si el animal no recibe su necesaria vitamina C en el alimento, la falta de esta vitamina puede provocar problemas dentales y en otros lugares del cuerpo.

Los traumas e infecciones son causas menos frecuentes, pero que también provocan maloclusión, por ejemplo al mover el diente desde su posición normal.

El crecimiento excesivo o anormal de los dientes depende que la posición de ellos. Los incisivos inferiores crecen hacia arriba y los superiores, hacia abajo. Este crecimiento de incisivos en general provoca lesiones en las encías e incluso heridas graves cuando los dientes se incrustan en la encía del lado contrario.

Los molares y premolares superiores crecen hacia afuera de la boca, provocando daños en las encías y en los labios. Los molares y premolares inferiores tienden a crecer hacia adentro de la boca, dañando la lengua y las estructuras cercanas.

Los dueños en general se dan cuenta del crecimiento excesivo de los incisivos, ya que los molares son casi imposibles de ver sin el instrumental adecuado. Por lo tanto, el dueño de un cobayo debe estar atento a ciertos síntomas que dan una idea de lo que esta pasando.

Los síntomas que notan los dueños en una animal con maloclusión son anorexia (no quiere comer), salivación, pérdida de peso, dermatitis en piel cercana a la boca (por exceso de humedad), dificultad al tragar el alimento. Si algunos de estos signos están presentes, se requiere una visita al veterinario.

El diagnostico de esta patología lo debe hacer el Médico Veterinario, mediante un examen de la boca del paciente. Los cobayos tiene una cavidad oral pequeña y estrecha, por lo que muchas veces es necesario usar anestesia para realizar este examen.

El tratamiento en general es el corte y/o limado de los dientes afectados, procedimiento que la mayoría de las veces debe hacerse bajo anestesia general.

¿Cómo se puede prevenir o controlar esta patología?

Lo primero es dar una alimentación adecuada. Los cobayos deben consumir alimento pelletizado, que les permita desgastar los dientes cuando comen. Además ayuda dar una variedad de alimentos: vegetales e incluso algunos juguetes especiales para cobayos o roedores, que ayudan en esta tarea.

Lamentablemente si el problema es genético no es mucho lo que se puede hacer para prevenir, excepto mantener al animal con una buena dieta y no reproducirlo para no heredar el problema a su descendencia.

Los animales que presentan esta patología probablemente necesitarán cortar sus dientes cada 2 meses, aproximadamente, durante el resto de sus vidas para poder controlarla. También ayuda mantener una dieta que asegure posibilidades de roer e ingesta de vitamina C en adecuadas cantidades.

Además, hay que recalcar que no está recomendado reproducir a estos animales, por el alto componente genético de esta patología.

Responsable:

Dra. Soledad Gómez

 
   

El Hospital Veterinario de Santiago atiende en horario continuado los 365 días del año
Urgencias las 24 hrs. del día Fono:5440996

© Todos los derechos reservado por Hospital Veterinario de Santiago, Av. Santa Rosa # 1934 , Santiago Chile