PARVOVIRUS CANINO PDF Imprimir Correo electrónico

La parvovirosis es una enfermedad grave, sumamente contagiosa que afecta principalmente el tracto gastrointestinal de los cachorros, perros adultos y otros caninos salvajes y puede afectar el músculo cardíaco en cachorros muy jóvenes y cachorritos no nacidos aún. Es producida por un virus denominado parvovirus canino, el cual fue identificado por primera vez en 1978, desde entonces se han encontrado cepas mutantes del virus. La vacunación es muy importante para prevenir la enfermedad, sin embargo los cachorros pequeños son muy susceptibles a la infección, particularmente porque la inmunidad natural proveída en la leche materna (calostro) disminuye antes de que el propio sistema inmune de los cachorritos madure lo suficiente para combatir la infección.

El parvovirus se transmite mediante las heces de perros infectados. Debido a que el virus es muy resistente a condiciones ambientales adversas, puede permanecer latente en el ambiente incluso por más de cinco meses. También puede encontrarse en superficies y objetos que han estado en contacto con heces infectadas, tales como las plantas de los zapatos.

Los signos de esta enfermedad pueden variar en intensidad para cada individuo. Los perros adultos suelen ser más resistentes y es frecuente que no presenten síntomas notorios. En cambio, los cachorros menores a seis meses son altamente susceptibles y es frecuente que mueran si no reciben el tratamiento médico adecuado. Algunas razas son más susceptibles como el Doberman, Rottweiller y Labrador.

Los primeros síntomas de la infección son decaimiento, inapetencia, vómitos y diarrea, frecuentemente hemorrágica; que puede verse como heces oscuras y malolientes.

Los perros pueden deshidratarse rápidamente debido al vómito y a la diarrea. La mayoría de las muertes ocurren dentro de las primeras 48 a 72 horas, posteriores al inicio de los signos clínicos. Si su cachorro o perro adulto muestra alguno de estos signos, consulte de inmediato a su Médico Veterinario, quien hará el diagnóstico inicial de la enfermedad basándose en los signos clínicos y los análisis de laboratorio. El tratamiento debe iniciarse inmediatamente, el que consiste en esfuerzos primarios para combatir la deshidratación reemplazando la pérdida de electrolitos y líquidos, controlando el vómito y la diarrea. En casos severos, el parvovirus produce una disminución de los glóbulos blancos, lo cual puede ocasionar una peligrosa condición médica denominada sepsis (septicemia), la cual requiere un soporte médico hospitalario de cuidados intensivos (UCI), con administración de oxígeno suplementario, soporte nutricional mediante sondas de alimentación, infusión de drogas especiales para mantener la presión en rangos normales, entre otros. Incluso con este soporte médico, los pacientes en esta condición tienen altas posibilidades de morir.

Mientras más temprano se acerque al Hospital, mejores opciones tendrá el equipo médico de HVS de recuperar la salud de su mascota.

Responsable:

Dr. Cesar Carreño

 
   

El Hospital Veterinario de Santiago atiende en horario continuado los 365 días del año
Urgencias las 24 hrs. del día Fono:5440996

© Todos los derechos reservado por Hospital Veterinario de Santiago, Av. Santa Rosa # 1934 , Santiago Chile