COMPLEJO PÉNFIGO PDF Imprimir Correo electrónico

El complejo pénfigo es un grupo de enfermedades inmunomediadas en las cuales la piel es atacada por el propio organismo, quién no reconoce a las células de la epidermis como propias. No está clara la causa de estas enfermedades y generalmente, se catalogan como “idiopáticas” es decir de causa desconocida. Sin embargo, en algunos casos se han podido atribuir a agentes externos, como la luz ultravioleta, ingredientes alimentarios, medicamentos etc.

La epidermis está constituida por diferentes capas de células y en estas enfermedades el ataque es hacia la unión de las células de la epidermis (que se denominan queratinocitos) formándose un espacio vacío que se llena de líquido inicialmente y posteriormente de pus.

Pénfigo Vulgar: El propio organismo del animal ataca la unión de las células de la capa basal y del estrato espinoso formando vesículas llenas de líquido que se rompen fácilmente formando úlceras dolorosas.

Penfigoide ampolloso: El ataque compromete la unión de toda la epidermis a la dermis.

Pénfigo foliáceo: El ataque es contra la unión de las células del estrato granuloso.

El Pénfigo foliáceo es la enfermedad autoimmune más frecuente en perros y gatos. La separación de las células del estrato granuloso ocasiona lesiones de tipo pustular, costras y úlceras, generalmente alrededor de los ojos, sobre el puente de la nariz, orejas, cojinetes plantares y región inguinal. En los gatos es frecuente el compromiso del lecho ungüeal y de los pezones.

El diagnóstico de estas enfermedades es solamente mediante biopsia y examen histopatológico.

El tratamiento es de por vida. Para ello se usan drogas inmunosupresoras especialmente corticoides como la prednisona y la dexametasona. Las infecciones secundarias son frecuentes y deben tratarse con antibióticos y baños con productos adecuados.

Perra mestiza con Pénfigo foliáceoLamentablemente, las elevadas dosis de corticoides que se deben usar para controlar estas enfermedades tienen, por lo general, efectos secundarios. Es frecuente que el animal, en tratamiento con dosis elevadas de corticoides, tome mucha agua, orine mucho, coma exageradamente y suba de peso. Los gatos pueden desarrollar una diabetes mellitus.

Para aquellos animales que no resisten los corticoides existen drogas inmunosupresoras alternativas como la azatioprina, para los perros y el clorambucilo, para los gatos.

Existen casos en los cuales las dosis de corticoides se pueden ir bajando gradualmente y los animales se mantienen con dosis bajas sin recidivas. En muchos casos, sin embargo, los propietarios de los animales afectados se desaniman por los costos, tiempo de dedicación o los efectos secundarios y deciden eutanasiar a su mascota. Si bien, en algunos casos esto se justifica, llegar al medicamento adecuado o a las dosis adecuadas exige tiempo y paciencia por parte del dueño del animal afectado.

Responsable:

Dra. Verónica Balazs

 
   

El Hospital Veterinario de Santiago atiende en horario continuado los 365 días del año
Urgencias las 24 hrs. del día Fono:5440996

© Todos los derechos reservado por Hospital Veterinario de Santiago, Av. Santa Rosa # 1934 , Santiago Chile