DESTARTRAJE PDF Imprimir Correo electrónico

Habitualmente se forma sobre la superficie del diente una película delgada, pequeña, pegajosa e incolora compuesta por bacterias, células muertas y partículas de alimentos, entre otras. A esta formación la llamamos placa bacteriana, la cuál suele generarse y reorganizarse en forma natural, en un lapso aproximado de 8 horas.

Si esta placa bacteriana la removemos mecánicamente mediante una alimentación adecuada y cepillado periódico, el esmalte no sufre cambios significativos y evita una pronta deposición de sales de calcio, alimentos y otros, que habitualmente conocemos como sarro o tártaro dental. Si por el contrario dejamos que las bacterias presentes en la placa, desmineralicen al diente y lo tornen más rugoso, veremos como rápidamente el esmalte se cubre de tártaro, aumentando gradualmente la carga bacteriana depositada y con la conjunta acumulación de alimentos y alta concentración de minerales en la saliva, nos llevará lentamente a producir la enfermedad periodontal.

En términos generales, la enfermedad periodontal es cualquier afección o inflamación de las estructuras que rodean al diente (encía, ligamento periodontal, cemento y hueso alveolar) provocando inflamación de la encía, pérdida de la fijación epitelial, destrucción del hueso alveolar incluso pudiendo producir la pérdida de la pieza dental.

El tratamiento y prevención de ésta enfermedad periodontal, se realiza mediante el destartraje.

Destartraje

El destartraje, es una medida preventiva que consiste en eliminar el sarro supra y subgingival (depositado sobre la corona y raíz del diente respectivamente), para lo cuál es necesario contar con el instrumental adecuado, con el fin de obtener una limpieza completa de la pieza dental. Tradicionalmente se ha realizado este tratamiento en forma manual con raspadores y curetas; sin embargo, la incorporación de ultrasonido facilita el procedimiento, además de disminuir el tiempo necesario para realizarlo.

Pulido

El objetivo del pulido, es conseguir el alisado de la superficie del diente y la remoción de la placa residual. Se realiza después del raspado del diente (destartraje), donde se emplea a una velocidad lenta y durante poco tiempo en cada diente para evitar su lesión térmica. Además debe usarse una cantidad suficiente de pasta profiláctica para lubricación y pulido del diente.

Si el diente no se pule, la superficie rugosa es perfecta para que la formación de placa dentobacteriana recurra con rapidéz.

Responsable:

Dra. Bárbara Avendaño V.

 
   

El Hospital Veterinario de Santiago atiende en horario continuado los 365 días del año
Urgencias las 24 hrs. del día Fono:5440996

© Todos los derechos reservado por Hospital Veterinario de Santiago, Av. Santa Rosa # 1934 , Santiago Chile