DISTEMPER CANINO PDF Imprimir Correo electrónico

Las enfermedades virales son patologías de ocurrencia relativamente común en nuestro diario quehacer. Uno de los principales causales de estas es el virus del Distemper o Moquillo Canino. Este virus afecta, principalmente, a perros jóvenes (menores al año de vida) o aquellos de edad avanzada, que no poseen su plan de vacunación al día.

Las manifestaciones que pueden ser evidenciadas durante el curso de la enfermedad son muy variables, ya que pueden involucrar diferentes sistemas. Existen casos donde el virus sólo genera alteraciones en el sistema respiratorio, donde se puede evidenciar conjuntivitis, secreciones nasales y tos.

Por otra parte, también puede presentarse como un cuadro de tipo digestivo, manifestado con vómitos y diarreas severas que ocurren de forma repetitiva. Además existe una forma cutánea, o de piel, que se puede denotar con una nariz y cojinetes plantares resecos y ásperos, junto con lesiones abdominales.

Por último, hay que mencionar que existe una presentación de tipo neurológica, caracterizada con signos que van desde la debilidad al caminar hasta cuadros de tipo convulsivo.

Es importante resaltar que, comúnmente, el paciente exhibe mezclas de las diferentes presentaciones bajo un contexto de malestar general, decaimiento e inapetencia.

La transmisión de la enfermedad se produce por contacto directo con animales infectados, especialmente con secreciones que contengan el virus, como secreciones oculares, nasales y diarreas.

En definitiva, el distemper canino es una patología que se manifiesta en diferentes formas, puede necesitar de manejo hospitalario y ser de gravedad suficiente para tener un desenlace fatal. Es por ello que el plan de vacunación adquiere vital importancia para que la probabilidad de adquirir el virus distemper sea minimizada al máximo y así evitar las consecuencias.

Responsable:

Dr. Paulo Mallea

DISTEMPER CANINO

Las enfermedades virales son patologías de ocurrencia relativamente común en nuestro diario quehacer. Uno de los principales causales de estas es el virus del Distemper o Moquillo Canino. Este virus afecta, principalmente, a perros jóvenes (menores al año de vida) o aquellos de edad avanzada, que no poseen su plan de vacunación al día.

Las manifestaciones que pueden ser evidenciadas durante el curso de la enfermedad son muy variables, ya que pueden involucrar diferentes sistemas. Existen casos donde el virus sólo genera alteraciones en el sistema respiratorio, donde se puede evidenciar conjuntivitis, secreciones nasales y tos.

Por otra parte, también puede presentarse como un cuadro de tipo digestivo, manifestado con vómitos y diarreas severas que ocurren de forma repetitiva. Además existe una forma cutánea, o de piel, que se puede denotar con una nariz y cojinetes plantares resecos y ásperos, junto con lesiones abdominales.

Por último, hay que mencionar que existe una presentación de tipo neurológica, caracterizada con signos que van desde la debilidad al caminar hasta cuadros de tipo convulsivo.

Es importante resaltar que, comúnmente, el paciente exhibe mezclas de las diferentes presentaciones bajo un contexto de malestar general, decaimiento e inapetencia.

La transmisión de la enfermedad se produce por contacto directo con animales infectados, especialmente con secreciones que contengan el virus, como secreciones oculares, nasales y diarreas.

En definitiva, el distemper canino es una patología que se manifiesta en diferentes formas, puede necesitar de manejo hospitalario y ser de gravedad suficiente para tener un desenlace fatal. Es por ello que el plan de vacunación adquiere vital importancia para que la probabilidad de adquirir el virus distemper sea minimizada al máximo y así evitar las consecuencias.

Responsable:

Dr. Paulo Mallea

 
   

El Hospital Veterinario de Santiago atiende en horario continuado los 365 días del año
Urgencias las 24 hrs. del día Fono:5440996

© Todos los derechos reservado por Hospital Veterinario de Santiago, Av. Santa Rosa # 1934 , Santiago Chile